La vuelta a la nueva normalidad

Como si tras unas vacaciones volviésemos al trabajo, a los estudios, en definitiva, a nuestra rutina de siempre, tenemos un doble sentimiento; por un lado ganas por volver y por el contrario de cierta pereza.

Pero nosotros no hemos estado de vacaciones, hemos estado protegiéndonos de un virus y protegiendo a los demás evitando su propagación. Y la vuelta no será exactamente a la rutina que dejamos, eso sería un error que podría costarnos nuevas oleadas o rebrotes de la COVID-19.

En realidad volveremos a un nuevo escenario social, económico, laboral, un escenario marcado por la pandemia, y en ese escenario somos nosotros quienes construiremos esa nueva normalidad.

Porque de hecho habrá tantas normalidades como personas, esto es una experiencia subjetiva o si lo prefieren, Intersubjetiva.

Lo cierto es que el mundo laboral incorporará novedades con billete de ida. El teletrabajo será quizás la más visible, en muchas organizaciones se podrá implementar al 100% en otras la adaptación será parcial. Debemos contar de antemano que el teletrabajo no es solo un ordenador en con una conexión a Internet, habrá que generar una disciplina, auto motivación y un nuevo estilo de liderazgo.

 

En el ámbito académico, docentes y discentes tendrán que adaptar nuevos espacios, nuevas formas de evaluación, la educación on line no es nada nuevo, al menos en la enseñanza superior, la novedad y el esfuerzo de adaptación será en las etapas de inicio, infantil, primaria, ESO.. Incluso lo que parecía imposible, se está desarrollando, hay servicios de guardería infantil a distancia, mediante juegos y monitorización telemática.


En un plano individual, quizás hemos proyectado con ilusión una nueva normalidad como algo hecho de confección estándar cuando debe ser a medida, a nuestra medida  como avanzaba al principio una construcción social desde cada uno de nosotros. Esto no es más que una interpretación positiva y que puede chocar con una realidad distinta, pero eso es humano, es un fenómeno psicológico derivado de las ilusiones positivas. 

 

Hemos pasado del miedo al contagio, a contraer la  enfermedad, a otros miedos, a no poder recuperar nuestro estatus anterior, de ahí la insistencia en la construcción de una nueva normalidad como anuncio de algo nuevo y bueno que acontecerá en un futuro inmediato tras la victoria sobre la pandemia.


Seamos prudentes
, la victoria es día a día, el virus es posible que acabe mutando, como predicen los científicos, siendo menos letal, menos contagioso, tendremos inmunidad cruzada, habrá vacuna, tratamientos eficaces, todo eso, y mientras tanto habremos transformado nuestra sociedad  habrá un antes y un después de la pandemia que arrinconó al ser humano.

 

Hace más de un siglo Ramón y Cajal decía:

 

”La lucha milenaria entre el microbio y el hombre se reduce a esta sencilla cuestión: ¿quién domestica a quién?

 

Y en esta lucha vamos ganando terreno, vamos conociendo mejor al virus, disponemos de mejores medios,  sabemos cómo prevenirlo. Quizás nos falte tomar conciencia de que con unas sencillas medidas es suficiente para vencerlo, si somos capaces de hacerlo sin bajar la guardia, el virus seguirá un tiempo todavía con nosotros.

 

Debemos saber que pasar de fase o levantar el estado de alarma no significa que haya terminado esta pandemia.

 

 

 

 

3 thoughts on “La vuelta a la nueva normalidad

  1. Después de esta pandemia regresaremos a construir una nueva normalidad llena de cambios nos prepararemos para saber enfrentar todos esos cambios sociales , económicos y laborales, tendremos que aprender a convivir con virus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *