Cuando la convivencia familiar se hace insoportable

Cuando la convivencia familiar se hace insoportable

 

Escuchaba no hace mucho en un programa de radio a un conocido juez de menores que decía que cuando un adolescente convierte la casa en un infierno, debe denunciarse al juzgado o la guardia civil y que las autoridades actúen. Se trataba de jóvenes que tienen una conducta de oposición, desafío continuo a las figuras de autoridad, no cumplen las tareas y van deteriorando poco a poco la convivencia familiar.

Y visto así, podemos afirmar “en caliente” que la casa es un infierno, valga la redundancia.

En realidad, muchas veces, por no decir, la mayoría de las veces, llegar al extremo de denunciar al juzgado o la guardia civil, como decía su señoría, no hará más que acabar de romper la convivencia, y puede ser que ese no sea nuestro objetivo sino todo lo contrario, la mayoría de los padres persiguen recuperar precisamente la convivencia y cierta armonía en casa.

Cuando se produce un conflicto de tales características tendemos a centrar el foco en el adolescente, cuando debemos analizar todo el grupo familiar, las interacciones que en él se desarrollan y el contexto más amplio que lo sitúa, los factores predisponentes y los precipitantes o desencadenantes del conflicto. Si lo abordamos con amplitud en toda su extensión, el conflicto lejos de parecer mayor, lo que hacemos es acotarlo precisamente para poder trabajarlo mejor. Porque el conflicto suele tener su origen en la propia relación, en la interacción de los diferentes integrantes del núcleo familiar, por tanto, la responsabilidad es de todos, aunque las expresiones emocionales, se focalicen más en unos que en otros. Desde el sentimiento de fracaso por parte de los padres; “¿En qué hemos fallado?”, de claudicación; “Ya no puedo más, tiro la toalla”.

Cuando el conflicto parece superar a los padres y deja campo libre hacia el fracaso a los hijos debemos buscar soluciones y no culpables.

¡Vamos a las soluciones!

Hoy propongo utilizar herramientas de mediación familiar. En primer lugar, analizaremos las posiciones, lo que vemos y nos demandan en la parte visible.

Padre/Madre:

  • No hay manera de que vaya al instituto,
  • No hace nada en casa,
  • Se pasa todo el tiempo encerrado en su habitación,
  • Por el contrario, todo el día en la calle,
  • Nos miente, no sabe hablar, solo gritar,
  • Se lleva fatal con su hermana pequeña….

Hijo:

  • Cada vez que salgo me llama varias veces para preguntar dónde estoy
  • Me tienen agobiado con el instituto
  • No se fían de mí, en cambio de mi hermana están siempre hablando bien
  • Prefiero quedarme en mi habitación porque así “paso” un poco
  • No sé qué quiero estudiar porque no se me da bien estudiar
  • Ya hay algunos profesores que no me pueden ni ver

Estos son ejemplos sacados de una realidad que supera con creces a la ficción que pudiéramos exponer aquí. A veces las expectativas que los padres tienen respecto a sus hijos son un obstáculo y causa de frustración, del mismo modo que la percepción de que todo lo que hace el adolescente es fiscalizado lleva a un cierto grado de auto denegación y abandono de la responsabilidad.

Las herramientas de la mediación que vamos a utilizar aquí pretenden lograr una mejor relación entre las partes pasando por una comprensión del otro para poder transformar la comunicación en los aspectos formales y de fondo. Para ello el modelo de comunicación que empleamos fundamentalmente es el Circular-Narrativo.

Aquí lo importante es que mediante el trabajo de las narraciones de las partes se logre que cada uno modifique la percepción que tiene de “su realidad” que lo encapsula y enquista el conflicto. Nuestro trabajo consiste en devolver un discurso que, tras analizar los intereses, las necesidades, junto a las posiciones de desencuentro, vayan despejando el camino hacia la transformación de las relaciones, más que la imposición de normas o reglas, que sabemos de antemano no se van a cumplir.

Trabajar la empatía, la confianza, establecer límites, flexibilidad, en resumen, se trata pues, de mejorar la relación para que los contenidos (lo que se dice, se hace, se piensa) sean transformados por otros más adaptativos a la convivencia esperada.

Para más información sobre este tema puedes enviar un email.

 

Dr. R. Sotillo Hidalgo 2021

2 thoughts on “Cuando la convivencia familiar se hace insoportable

  1. Buenas noches, tengo una hija de 15 años que nos está haciendo la vida muy complicada. Siempre fue difícil, ahora es insoportable y tengo miedo de como pueda llegar a ser, porque todo podría ser aun peor. No se si pueden ayudarme o como pedir ayuda

    1. Buenas noches:

      En mi web suelo escribir articulos de carácter práctico también que pueden desarrollar. Por ejemplo Algunas notas para la Educación emocional en la familia. Si desean información pueden contactar con María del Mar que les podrá indicar según cada caso.

      Pueden llamarla al 677014600

      Muchas gracias por su interés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *