Si Sócrates tuviese que acudir a una entrevista de trabajo.

Se ha hecho esta entrada con el objetivo puesto en aquellas personas que han de superar una entrevista de trabajo. Hemos preparado cinco puntos con una frase atribuida al filósofo, para transformar una idea en una acción.

Sócrates (Atenas, 470-399 AC), fue un filósofo clásico griego, tuvo como discípulo a Platón, y este a Aristóteles. Otros discípulos suyos fueron Antístenes, Aristipo y Esquines. Hasta la fecha no existe evidencia alguna de que publicara algún escrito, aunque se conocen muchos detalles de su vida gracias a las obras de Aristófanes, los diálogos de Platón y los diálogos de Jenofonte.

Utilizaba la mayéutica, “el arte de dar a luz”, aprendido de su madre, comadrona. Ese arte de dar a luz lo empleó para dar conocimiento a sus discípulos, quizás un precursor del aprendizaje significativo. Y de eso se trata, de que estas notas constituyan ese aprendizaje significativo para superar con éxito una entrevista de trabajo.

 

1.- Mostrar cierta prudencia, esto suele generar más aceptación que quienes se lanzan a la entrevista de forma desinhibida, habitualmente los profesionales de recursos están prevenidos ante este tipo de conductas inapropiadas.

«Un hombre desinhibido no puede generar afecto, porque resulta difícil de tratar y le cierra la puerta a la amistad»

 

2.- Sé generoso y positivo, no hables mal de tu empresa anterior, por más motivos que tengas, por más referencias negativas que te facilite tu entrevistador, no caigas en esa trampa.

«No hagas a otros lo que te enfurecería si te lo hicieran los demás».

 

3.- Siempre actúa con honestidad y sinceridad, no sólo porque te van a descubrir, lo más importante es porque esa sinceridad se transmite y es una de tus mejores tarjetas de visita.

«Las mentiras son las mayores asesinas, pues matan la verdad».

 

4.- Muéstrate tal como eres, sé auténtico, despertando interés en nuestros interlocutores, con cierta persuasión, pero sobre todo con convencimiento. Para ello es indispensable conocernos y conocer nuestros puntos fuertes.

Sócrates fue orientado de la misma manera en el oráculo de Delfos con la frase «Conócete a ti mismo» así que no pierdas tiempo y conócete a ti mismo/a.

 

5.- Deja ver tu inocencia, en los gestos, en nuestra forma de hablar. Hagámoslo con confianza en nosotros mismos: ellos también están interesados en nosotros. Cierta inocencia, ganas de aprender, ilusión, eso se transmite y suele valorarse positivamente.

«Un hombre honesto es siempre un niño»

 

Más información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *