Cuando la convivencia familiar se hace insoportable

Cuando la convivencia familiar se hace insoportable

 

Escuchaba no hace mucho en un programa de radio a un conocido juez de menores que decía que cuando un adolescente convierte la casa en un infierno, debe denunciarse al juzgado o la guardia civil y que las autoridades actúen. Se trataba de jóvenes que tienen una conducta de oposición, desafío continuo a las figuras de autoridad, no cumplen las tareas y van deteriorando poco a poco la convivencia familiar.

Y visto así, podemos afirmar “en caliente” que la casa es un infierno, valga la redundancia.

En realidad, muchas veces, por no decir, la mayoría de las veces, llegar al extremo de denunciar al juzgado o la guardia civil, como decía su señoría, no hará más que acabar de romper la convivencia, y puede ser que ese no sea nuestro objetivo sino todo lo contrario, la mayoría de los padres persiguen recuperar precisamente la convivencia y cierta armonía en casa.

Cuando se produce un conflicto de tales características tendemos a centrar el foco en el adolescente, Continuar leyendo «Cuando la convivencia familiar se hace insoportable»

Ser padres tras el divorcio

Al utilizar el término padres estamos incluyendo a ambos progenitores. Nuestra pretensión es ofrecer una breve guía para aquellas personas que tras un divorcio o separación de su pareja donde han convivido hijos menores, no saben exactamente qué hacer o decir a los hijos, y lo más importante, qué no decir.

Vayamos pues por partes.

1.- Poniendo las cosas en su justo término.  Pensemos que el divorcio es una situación por la que pasan un número importante de parejas. Más la mitad de las parejas finalizan en divorcio, separación o nulidad, España tiene una tasa del 61% cifra similar a la de otros países europeos y muy por encima de los países latinoamericanos.

¿De qué hablamos?

Muchas veces tratamos el divorcio exclusivamente desde la perspectiva de fracaso en la relación de pareja. Cuando lo cierto es que existen otras dimensiones y factores alrededor del divorcio más allá de la ruptura en sí misma. También se terminan las condiciones que originan el conflicto y lo que es más, se da un paso importante para encontrar una solución y comenzar una nueva vida.

¿En qué nos afecta?

Muchas veces se mezclan y se igualan la dimensión emocional, legal, económica y otras que trascienden al ámbito de la pareja. Cada unas de esas dimensiones debe tratarse en su medio y no debemos negociar ni trasvasar una a otra. Lo que suele ocurrir es que al añadir esos otros factores legales, económicos, materiales a nuestra vivencia lo convertimos en una experiencia traumática, de pérdida irreparable y en resumen en un duelo.

Si nos situamos en la dimensión emocional es normal que precisemos un periodo de adaptación hasta normalizar nuestra vida y podremos superar dicha situación desde una perspectiva renovadora.

 

 

 

 

¿Qué hacer y decir a los niños? Continuar leyendo «Ser padres tras el divorcio»

Mi hijo me da malas contestaciones, no consigo controlarlo

Trastorno de conducta es un término que engloba una respuesta hostil de desobediencia y de rebeldía ante las figuras de autoridad, la realización de tareas o simplemente la negación y la oposición como patrón estable en la interacción familiar y escolar fundamentalmente. Así, el trastorno negativista desafiante (TND) viene incluido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), que lo agrupa junto a los trastornos disruptivos, del control de los impulsos y de la conducta, trastorno de conducta disocial (TD), trastorno explosivo intermitente (TEI) y trastorno antisocial de la personalidad (TAP). Históricamente, en el DSM-IV, ha venido en el epígrafe “Trastorno por déficit de atención y comportamiento perturbador”. En este tema hacemos una revisión desde el diagnóstico y características diferenciales con otras entidades clínicas, Continuar leyendo «Mi hijo me da malas contestaciones, no consigo controlarlo»

A %d blogueros les gusta esto: