Neurosis de guerra, fatiga de combate, estrés postraumático

¿Qué pasa en la mente de los habitantes de un país que se encuentra en guerra?

Matizaciones. Lo primero es la posición de quien está experimentando esa vivencia, que tiene que ver con sus valores, sus experiencias previas y sus expectativas. No es lo mismo una madre con varios hijos pequeños, una persona enferma o con sus capacidades mermadas, etc. la edad es otro factor. Pero el factor más importante, quizás lo sea el hecho de ser el país ocupado (EEUU vs Vietnam, Alemania vs Francia) y si se trata de una guerra entre iguales, fratricida (Guerra civil). La población civil rusa no sufre las pérdidas que está sufriendo la ucraniana.

En un país ocupado la población civil y el ejército se entremezclan, podemos ver como está ocurriendo en Ucrania donde muchos civiles se están armando para participar en la defensa de su país.

Hay un término, Neurosis de guerra, que se originó en la Primera Guerra Mundial utilizado para describir el trastorno por estrés postraumático que afectó a muchos soldados durante la guerra, antes de que se descubriera dicha patología. Se trata de una reacción ante la intensidad de los bombardeos y la lucha que produce una impotencia que se traduce en pánico, estar asustado, sentir deseos de huir o en una falta de capacidad para razonar, dormir, caminar o hablar.

Más adelante, en la Segunda Guerra Mundial se le llamó fatiga de combate.

Este trastorno de estrés postraumático se puede llegar a cronificar tras la finalización del conflicto, esto lo hemos podido ver en muchos soldados de EEUU tras la guerra de Vietnam. Re experimentación de los episodios, hipervigilancia, insomnio,

Recuerdos intrusivos: recurrentes, involuntarios, pesadillas, angustia

Evasión: Evitar hablar de lo ocurrido, evitar lugares o personas asociadas al hecho

Cambios negativos en el pensamiento y en los estados de ánimo: pensamientos negativos sobre sí mismo, el mundo y el futuro (triada depresión), problemas de memoria, distancia afectiva con seres queridos,

Cambios emocionales: Asombrarte o asustarte fácilmente, alerta constante, dificultad para concentrarte, culpa o vergüenza.

 

¿Qué ocurre cuando los profesionales sanitarios están en una situación donde las demandas se ven desbordadas por los recursos disponibles?

 

Como en cualquier catástrofe, pero con el matiz de estar en una zona de riesgo añadido como es un escenario bélico. La OMS la define como «cualquier fenómeno que provoca daños, perjuicios económicos, pérdidas de vidas humanas y deterioro de la salud y de servicios sanitarios en medida suficiente para exigir una respuesta extraordinaria de sectores ajenos de la comunidad o zona afectada».

Hay tres claves: falta de recursos, un escenario hostil y falta de adaptación (formación, entrenamiento, etc.). Estas tres claves son las que favorecen una experiencia de estrés que hay que saber afrontar de forma eficaz. Hay una fatiga física y mental importante, que se debe gestionar.

Se considera que un individuo está bajo estrés cuando éste ha de hacer frente a una serie de demandas que le resulta difícil llevar a cabo. Tenemos por tanto unas características básicas en las situaciones de estrés: 1) Exigencia excepcional al organismo. 2) Falta de información para satisfacerla. 3) Activación fisiológica importante. Para resumir, lo que caracteriza una situación de estrés es el desequilibrio entre las demandas del organismo y los recursos del sujeto, desequilibrio que puede ser momentáneo o permanente.

Por ello es esencial un entrenamiento y un perfil profesional que permita la actividad en situaciones de fuerte demanda, esto es más importante que llenar de recursos cuando no se pueden o saben manejar eficazmente.

 

Puedes escuchar el audio emitido en el programa por tu Salud, con Enrique Jesús Moreno el día 2/3/2022

Autor: admin

Licenciado en Psicología Clinica y de la Salud, Doctor por la Universidad de Granada. Licenciado en Pedagogía. Diplomado en Enfermería. Universidad de Sevilla. Experto en Educación para la Salud. Experto en Psicología Educativa. Mediador Familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: