Hablemos de personalidad

Habitualmente nos referimos al término personalidad o a conceptos cercanos de forma muy amplia, incluso se la atribuimos a objetos o a grupos, por ejemplo, “este coche tiene mucho temperamento” o “Somos un equipo con personalidad”. Como si personalidad fuese un distintivo diferencial y único. También cuando decimos de alguien que tiene mucho carácter o muy fuerte el temperamento, estamos pensando en alguien inflexible y de difícil trato. Continuar leyendo «Hablemos de personalidad»

Las cuatro reglas del Método, Descartes

Antes de iniciarte en esta lectura, te invito a conocer mi nuevo libro: Solo tenías que ser feliz.

Ahora puedes seguir disfrutando de los contenidos del blog. Gracias por tu atención.

 

Puedes visitar mi sitio en Amazon

Introducción.

En el siglo XVII se abren nuevos horizontes en el saber humano. Esto que culminará con la enciclopedia un siglo más tarde es un período que no pasará desapercibido para el futuro. La ciencia no es únicamente un conocimiento teórico de las causas, se presenta como una oportunidad de crecimiento humano. En el siglo XVII se abren nuevos horizontes en el saber humano. Esto que culminará con la enciclopedia un siglo más tarde es un período que no pasará desapercibido para el futuro.

 

La ciencia no es únicamente un conocimiento teórico de las causas, se presenta como una oportunidad de crecimiento humano. Este conocimiento útil se erige con la certeza racional y evidente que le da solidez a sus propios planteamientos. Es el siglo de la física, las matemáticas, la geometría y las ciencia que no dependen de lo subjetivo.

 

EL MÉTODO CARTESIANO

Descartes propone un método que ha de ser matemático y universal, sea cual sea su aplicación o campo del saber a que se refiera. La definición de lo que él entiende por método la podemos encontrar en la Regla IV de su obra “Regulae ad directionem ingenii”: “Así pues, entiendo por método reglas ciertas y fáciles, mediante las cuales el que las observe exactamente no tomará nunca nada falso por verdadero, y, no empleando inútilmente ningún esfuerzo de la mente, sino aumentando siempre gradualmente su ciencia, llegará al conocimiento verdadero de todo aquello de que es capaz.» (“Reglas para la dirección del espíritu”. Alianza editorial, Madrid 1989, pg. 79 ) La primera ventaja que nos proporciona el método es evitar el error. Pero, además de proporcionarnos un conjunto de reglas o procedimientos para deducir lo que ya conocemos, puede aplicarse a cualquier nuevo campo del saber. El método permitirá que aumentemos nuestros conocimientos y descubramos nuevas verdades.

Las reglas del método pueden resumirse en cuatro fundamentales, enunciadas por Descartes en su “Discurso del método”:

Continuar leyendo «Las cuatro reglas del Método, Descartes»

Síndromes que no lo son

El Síndrome Post-vacacional, de adicción al trabajo, o por otro lado el síndrome de Peter Pan, de Wendy o de Cenicienta, son ejemplos de entidades que en unas ocasiones les ponemos nombre a conductas, estados o situaciones por las que pasamos en nuestra vida y en otras les ponemos el nombre de un personaje que de algún modo recoge a modo de modelo dicha situación, conducta o estado. Pero hay que dejar claro que no se trata en la mayoría de los casos de ninguna enfermedad como tal, ni viene recogida así en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE). Continuar leyendo «Síndromes que no lo son»

A %d blogueros les gusta esto: