Cuando los pensamientos toman el control

¡No puedo dejar de pensar en eso! Los pensamientos me dominan o es algo que no puedo evitar, aunque lo cierto es que suele ocurrir que le otorgamos una capacidad y un poder a tales pensamientos, muchas veces obsesivos, que no les corresponde.

¿Qué son los pensamientos?

En primer lugar debemos saber que los pensamientos son una elaboración de nuestro cerebro y que nos ayuda a formar una idea o una realidad percibida. Esto suele ocurrir del mismo modo que parpadeamos, respiramos o late nuestro corazón. Esto es, miles de veces cada día y nos ayudan a tomar decisiones, a afrontar nuestros temores o a recrear una fantasía, entre otras cosas. La cuestión que aquí tratamos es cuando esos pensamientos se vuelven repetitivos, intrusos y nos molestan, produciendo un malestar psicológico Continuar leyendo «Cuando los pensamientos toman el control»

Hablemos de sexo: Terapia sexual

La sexualidad forma parte de nuestra vida y, a veces también, los trastornos relacionados con la sexualidad. Las causas de los mismos pueden ser de diferente naturaleza.  Pueden originarse en la adolescencia, por experiencias negativas o una educación sexual inadecuada. También existen otros factores relacionados con la personalidad, expectativas y experiencias en el presente. Una anticipación negativa al fracaso en las relaciones sexuales, sentimientos de culpa o vergüenza frente a las relaciones sexuales o una disminución en la atracción, son factores que pueden causar o mantener estos trastornos. Padecer un trastorno sexual influye negativamente en otras dimensiones de la vida, no solo en las propias relaciones de pareja, sino en la dimensión personal, laboral y familiar de quien lo padece.

Los trastornos de la sexualidad pueden expresarse de distinta forma en el hombre y en la mujer. Los más frecuentes en el hombre son las dificultades en la erección y la eyaculación precoz, aunque también se tratan otros como la eyaculación retardada o ausente o el deseo sexual hipoactivo. En las mujeres, los trastornos más frecuentes son el deseo sexual hipoactivo, la anorgasmia y el vaginismo.
La terapia sexual tiene como objetivo mejorar la calidad de vida y las relaciones sexuales. Un trastorno sexual puede expresarse mediante una serie de síntomas que identificamos cuando se da una incapacidad para mantener relaciones sexuales o estas no son satisfactorias, cuando hay problemas en la pareja, también se pueden expresar como síntomas secundarios de angustia o apatía ante las relaciones de pareja.

Principales trastornos que tratamos:

Impotencia/disfunción eréctil

La disfunción eréctil (DE) es una disfunción sexual masculina común. Ocurre cuando se tiene dificultades para lograr o mantener una erección. Esta disfunción es más común a medida que se envejece pero no es parte natural del envejecimiento. Es una situación que afecta directamente a las relaciones. Estas se vuelven frustrantes y tristes. Y al final es un círculo vicioso al que hay que poner solución cuanto antes.

Eyaculación precoz

La eyaculación precoz ocurre cuando un hombre eyacula antes de lo deseado, ya sea por él o por su pareja, al tener relaciones sexuales. La eyaculación precoz es un problema sexual frecuente.  La prevalencia puede ser variable, aunque 1 de cada 3 hombres dice haber tenido este problema en alguna ocasión. Cuando se da de forma puntual no es motivo de alarma. Sin embargo, se debe acudir a terapia cuando siempre, o casi siempre, se produce la eyaculación en menos de un minuto después de la penetración. Cuando hay una incapacidad para retardar o controlar la eyaculación en las relaciones sexuales. Además este trastorno produce una anticipación negativa, frustración y angustia ante la idea de mantener relaciones sexuales, lo que provoca frecuentemente que se lleguen a evitar dichas relaciones. Existen, como en otros trastornos sexuales, factores psicológicos como biológicos que tienen que ver en la eyaculación precoz. Aunque a muchos hombres les da vergüenza hablar al respecto, la eyaculación precoz es una afección frecuente que puede tratarse. Los medicamentos, el asesoramiento psicológico y las técnicas sexuales que retardan la eyaculación, o una combinación de estos elementos, pueden ayudar a mejorar la vida sexual de quien lo padece y de su pareja.

Anorgasmia

La anorgasmia femenina (ya no se utiliza el término frigidez) es la dificultad regular para alcanzar el orgasmo tras la estimulación sexual. La falta de orgasmos produce angustia e interfiere en la relación de pareja. Es cierto que la experiencia de un orgasmo es algo subjetivo en cada mujer y varían en intensidad, en la frecuencia de sus orgasmos y en cantidad de estimulación necesaria para provocarlo. Muchas mujeres necesitan un cierto grado de estimulación del clítoris, ya sea de forma directa o indirecta y no alcanzan el clímax solo con la penetración.

La anorgasmia puede expresarse de diferentes formas:

  • Anorgasmia primaria. En toda la historia biográfica de la mujer ha experimentado un orgasmo.
  • Anorgasmia adquirida. Cuando ha tenido orgasmos, pero ahora tiene dificultad para alcanzarlos.
  • Anorgasmia circunstancial. Cuando alcanza los orgasmos en ciertas circunstancias: sexo oral, masturbación, otras parejas.
  • Anorgasmia generalizada. Cuando no puede tener orgasmos en ninguna situación y con ninguna pareja.

Cuando la falta de orgasmos o la intensidad de ellos produce instaisfacción se debe tratar y mejorar no solo las relaciones sexuales sino la calidad de vida de quien lo padece.

Vaginismo

Es una auténtica fobia a la penetración. Se produce por un espasmo (contracción involuntaria) de los músculos que rodean la vagina. Los espasmos hacen que la vagina sea muy estrecha y dificulten notablemente la actividad sexual. Entre las causas más comunes están las experiencias traumáticas en las relaciones sexuales o por una respuesta ante el dolor o las expectativas del mismo.

Dispareunia

La dispareunia es el dolor durante la penetración vaginal o ante su intento, se suele denominar coito doloroso. Relacionado con lo anterior, la dispareunia puede producirse en el momento de la penetración (superficial o introital).  Cierto grado de hipertonicidad muscular en la zona pélvica, que provoca una contracción involuntaria así como con un alto grado de tensión muscular involuntario, es común en todos los tipos de dispareunia crónica.

Adicción al sexo

La adicción al sexo es un tipo de conducta sexual compulsiva, también llamada hipersexualidad  o adicción sexual. Se da una idealización excesiva por fantasías, impulsos o conductas sexuales que es difícil de controlar, esto puede provocar angustia o afectar, de manera negativa en otras dimensiones de la vida de quien la padece. Las principales experiencias que abarcan la adicción al sexo suelen ser la obsesión por acumular múltiples parejas sexuales o el acceso a ellas, el cibersexo, el consumo de pornografía y, también el hecho de pagar a cambio de sexo. Estas conductas transforman la vida de quien la padece convirtiéndose en su principal objetivo en la vida, lo que provoca una dependencia, que daña la autoestima y otras dimensiones de la vida como la laboral, familiar o la propia salud física.

Inhibición del deseo sexual

La falta de deseo sexual, actualmente denominada deseo sexual inhibido, es la disminución o ausencia de pensamientos y fantasías sexuales o de deseos de actividad sexual, de forma persistente o recurrente, teniendo en cuenta que existen factores, en el contexto vital del individuo, que pueden afectar al funcionamiento sexual. Se debe tratar cuando la sola idea de una relación sexual llega a causar ansiedad y se trata de evitar cualquier contacto sexual: En este extremo estamos ante una aversión sexual. Este trastorno causa un malestar significativo y dificulta las relaciones de pareja.

Sexo y embarazo

A veces durante el embarazo aumenta el interés en la pareja por el sexo. Otras sin embargo, se genera un rechazo por miedo a que sea perjudicial para el futuro bebé.

¿Qué hay de cierto acerca de si es bueno o malo tener relaciones sexuales durante el embarazo?

Hay que decir que el feto está protegido por el liquido amniótico, dentro, a su vez, de la cavidad uterina que está dotada de una buena musculatura. Por este motivo el futuro bebé no se ve afectado por la actividad sexual de su mamá.

Muchas futuras madres se preguntan si podría provocar un aborto mantener relaciones sexuales. Tener relaciones sexuales durante el embarazo no provoca un aborto espontáneo. La mayoría de los abortos espontáneos ocurren porque el feto no se está desarrollando normalmente.

Resulta incómodo practicar sexo estando embarazada.

Eso dependerá del periodo de gestación, no es lo mismo en el primer o segundo trimestre que en el último trimestre. Por ello hay que acomodar las posiciones sexuales durante el embarazo. Las relaciones sexuales no se limitan exclusivamente a la penetración, el sexo oral también es seguro durante el embarazo. A medida que avance el embarazo, experimenta para encontrar lo mejor para ti. Deja fluir la creatividad, siempre y cuando tengas presente el placer y la comodidad mutuos.

Las precauciones se deben más hacia una prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS), ya que al eliminarse el riesgo de embarazo no deseado, se olvidan las precauciones ante las ETS. Y durante el embarazo existe el doble riesgo para la madre y para el bebé.  Si tu pareja padece una ETS debes evitar cualquiera de las formas de sexo (vaginal, oral y anal).

Se debe utilizar el condón si la relación no es exclusiva con tu pareja o si eliges tener relaciones sexuales con una pareja distinta. En cualquier caso si el hecho de mantener relaciones sexuales es motivo de preocupación o malestar nada debe obligarte y debes hablarlo con tu pareja. Las relaciones sexuales deben incluir la estimulación genital sino que abarca una dimensión más amplia y afectiva, los besos, abrazos y caricias forman parte de ese universo afectivo, con especial relevancia durante el embarazo.

Infidelidad y Celos

El término celos, procedente del griego Zealous. Consiste en un sentimiento de desconfianza, ya sea real o imaginaria hacia  la pareja. Hoy en día hablamos de celos, infidelidad emocional, infidelidad sexual y los elementos diferenciales en la forma de experimentarlos según los sufran hombres o mujeres.

Tener celos es algo natural, cuando la relación es un sufrimiento por los celos porque son infundados, se repiten en cada ocasión de forma continua y generan un malestar psicologicamente significativo, destruyendo la relación, entonces hablamos de celos patológicos (Celotipia).

Quien padece este trastorno, experimenta celos obsesivos exige a su pareja que no tenga contacto social ni con sus amigos y en algunos casos con familiares del otro sexo. Suele obsesionarse y genera una conducta hipervigilante ante cualquier salida o posible contacto ya sea en el trabajo o en su entorno social.

poster Gabinete

Más información, puedes contactar y pedir cita al 677014600 o al email

Cómo mandar a alguien a la mierda. Y que llegue bien.

Más vale una vez colorado que ciento amarillo. Nos pasamos gran parte de nuestra vida pensando en cómo hacer para que los demás no se sientan mal, no se incomoden. En este libro propongo un cambio en la forma en que nos relacionamos con determinada gente tóxica. Una forma más sana, más auténtica donde no caben impostores. Las emociones que nos guardamos, acaban por salir tarde o temprano y casi siempre lo hacen en forma de trastornos.

Veremos las distintas formas inteligentes y elegantes de mandar a la mierda a quien nos importuna, la forma de detectarlos como medida preventiva y liberarnos de nuestras distorsiones sin perder nuestra esencia. Tan válido es utilizar el sentido del humor como la ironía, lo importante es el efecto liberador que se obtiene, del mismo modo que cuando abrimos las ventanas de nuestra casa para que se saneen las habitaciones.

Si sabes que una comida te va a sentar mal, simplemente no la comes. Y no le das explicaciones a nadie ni te sientes culpable o mala persona por haber hecho tal cosa. Entonces, ¿por qué cuando alguien te está dando la tabarra lo tienes que soportar estoicamente? Y puede que te esté dando la tabarra o simplemente te esté haciendo perder el tiempo o te esté utilizando para su único y propio interés sin aportar nada a tu vida ¿También te lo tienes que tragar? Continuar leyendo «Cómo mandar a alguien a la mierda. Y que llegue bien.»

Hablemos de emociones y sentimientos

A veces hay cosas en la vida que nos emocionan, otras veces algo nos parece emocionante.

Entonces, ¿qué son las emociones?

Pues son respuestas psicofisiológicas ante los distintos estímulos, como los que decía al comienzo; ya sean situaciones, cosas, personas o incluso recuerdos o anticipaciones, es decir, cosas que pasaron o cosas que esperamos que ocurran. Así, las emociones desencadenan una conducta y a su vez, esta conducta alimenta las emociones (Teoría de Cannon-Bard). Por ejemplo, cuando tenemos miedo, tendemos a salir corriendo o quedarnos paralizados, de modo que esta conducta de huida o evitación consolida la emoción de miedo. Continuar leyendo «Hablemos de emociones y sentimientos»

Neurosis de guerra, fatiga de combate, estrés postraumático

¿Qué pasa en la mente de los habitantes de un país que se encuentra en guerra?

Matizaciones. Lo primero es la posición de quien está experimentando esa vivencia, que tiene que ver con sus valores, sus experiencias previas y sus expectativas. No es lo mismo una madre con varios hijos pequeños, una persona enferma o con sus capacidades mermadas, etc. la edad es otro factor. Pero el factor más importante, quizás lo sea el hecho de ser el país ocupado (EEUU vs Vietnam, Alemania vs Francia) y si se trata de una guerra entre iguales, fratricida (Guerra civil). La población civil rusa no sufre las pérdidas que está sufriendo la ucraniana.

En un país ocupado la población civil y el ejército se entremezclan, podemos ver como está ocurriendo en Ucrania donde muchos civiles se están armando para participar en la defensa de su país.

Hay un término, Neurosis de guerra, que se originó en la Primera Guerra Mundial utilizado para describir el trastorno por estrés postraumático que afectó a muchos soldados durante la guerra, antes de que se descubriera dicha patología. Se trata de una reacción ante la intensidad de los bombardeos y la lucha que produce una impotencia que se traduce en pánico, estar asustado, sentir deseos de huir o en una falta de capacidad para razonar, dormir, caminar o hablar.

Más adelante, en la Segunda Guerra Mundial se le llamó fatiga de combate.

Este trastorno de estrés postraumático se puede llegar a cronificar tras la finalización del conflicto, esto lo hemos podido ver en muchos soldados de EEUU tras la guerra de Vietnam. Re experimentación de los episodios, hipervigilancia, insomnio,

Recuerdos intrusivos: recurrentes, involuntarios, pesadillas, angustia

Evasión: Evitar hablar de lo ocurrido, evitar lugares o personas asociadas al hecho

Cambios negativos en el pensamiento y en los estados de ánimo: pensamientos negativos sobre sí mismo, el mundo y el futuro (triada depresión), problemas de memoria, distancia afectiva con seres queridos,

Cambios emocionales: Asombrarte o asustarte fácilmente, alerta constante, dificultad para concentrarte, culpa o vergüenza.

 

¿Qué ocurre cuando los profesionales sanitarios están en una situación donde las demandas se ven desbordadas por los recursos disponibles?

 

Como en cualquier catástrofe, pero con el matiz de estar en una zona de riesgo añadido como es un escenario bélico. La OMS la define como «cualquier fenómeno que provoca daños, perjuicios económicos, pérdidas de vidas humanas y deterioro de la salud y de servicios sanitarios en medida suficiente para exigir una respuesta extraordinaria de sectores ajenos de la comunidad o zona afectada».

Hay tres claves: falta de recursos, un escenario hostil y falta de adaptación (formación, entrenamiento, etc.). Estas tres claves son las que favorecen una experiencia de estrés que hay que saber afrontar de forma eficaz. Hay una fatiga física y mental importante, que se debe gestionar.

Se considera que un individuo está bajo estrés cuando éste ha de hacer frente a una serie de demandas que le resulta difícil llevar a cabo. Tenemos por tanto unas características básicas en las situaciones de estrés: 1) Exigencia excepcional al organismo. 2) Falta de información para satisfacerla. 3) Activación fisiológica importante. Para resumir, lo que caracteriza una situación de estrés es el desequilibrio entre las demandas del organismo y los recursos del sujeto, desequilibrio que puede ser momentáneo o permanente.

Por ello es esencial un entrenamiento y un perfil profesional que permita la actividad en situaciones de fuerte demanda, esto es más importante que llenar de recursos cuando no se pueden o saben manejar eficazmente.

 

Puedes escuchar el audio emitido en el programa por tu Salud, con Enrique Jesús Moreno el día 2/3/2022

Psicología Infantil

Desde la psicología infanto-juvenil abordamos diferentes situaciones tanto en el plano de los trastornos o desórdenes psicopatológicos como en entornos donde el niño interactúa y precisa apoyo y orientación a niños y padres/madres.

Las principales causas de consulta están relacionados con problemas escolares, dificultades de adaptación al ritmo de estudios, mejora de las técnicas de estudio que eviten el fracaso escolar, ansiedad en la infancia, miedos, enuresis, encopresis, trastorno de la actividad y de la atención y trastornos del habla y de la comunicación entre otros.

Trataremos de ofrecer unas guías sencillas y claras para padres y profesores que aporten en una lectura breve aquellos conocimientos necesarios para orientar la visita al psicólogo y prevenir e intervenir a tiempo cada uno de estos trastornos o situaciones en el niño.

Si tenemos en cuenta que el entorno social del niño es, en su mayoría, la escuela, muchos de los problemas que se plantean en la consulta suelen tener un origen o un resultado en la misma escuela. Por ello, la psicología educativa tiene un papel primordial en detectar y tratar de primera mano los trastornos y situaciones disfuncionales que surgen en esta etapa evolutiva en niños y niñas, actuando tanto en el alumnado, familias y profesorado.

 

Las funciones que el Psicólogo Educativo, según el Consejo General de Colegios de Psicólogos de España son las siguientes:

Continuar leyendo «Psicología Infantil»

Psicología en Personas adultas

Desde el área de intervención en adultos, atendemos y ofrecemos información sobre trastornos que con más frecuencia son motivo de consulta en psicología. Así, los trastornos de ansiedad, fobias, obsesiones y depresión fundamentalmente suelen ser los que más pautas de tratamiento generan, siendo la psicoterapia en la mayoría de ellos una herramienta tan poderosa o más que el uso de fármacos. También recogemos un apartado importante dedicado al estudio de la personalidad desde un punto de vista psicopatológico.

Por otro lado, existen situaciones, momentos de cambio o decisiones en el ciclo vital que precisan de apoyo o consejo psicológico,ya sea por duelo ante la pérdida de un ser querido, situaciones de estrés en el trabajo, síndrome de Burn-Out, mobbing, ante un cambio de trabajo, mejora o desarrollo personal o profesional, conflictos en la pareja, etc. Situaciones que están o pueden estar presentes en el ciclo vital, sobre todo en personas adultas y que la intervención psicológica puede proporcionar un apoyo imprescindible en tales situaciones.

Continuar leyendo «Psicología en Personas adultas»

Cuando la convivencia familiar se hace insoportable

Cuando la convivencia familiar se hace insoportable

 

Escuchaba no hace mucho en un programa de radio a un conocido juez de menores que decía que cuando un adolescente convierte la casa en un infierno, debe denunciarse al juzgado o la guardia civil y que las autoridades actúen. Se trataba de jóvenes que tienen una conducta de oposición, desafío continuo a las figuras de autoridad, no cumplen las tareas y van deteriorando poco a poco la convivencia familiar.

Y visto así, podemos afirmar “en caliente” que la casa es un infierno, valga la redundancia.

En realidad, muchas veces, por no decir, la mayoría de las veces, llegar al extremo de denunciar al juzgado o la guardia civil, como decía su señoría, no hará más que acabar de romper la convivencia, y puede ser que ese no sea nuestro objetivo sino todo lo contrario, la mayoría de los padres persiguen recuperar precisamente la convivencia y cierta armonía en casa.

Cuando se produce un conflicto de tales características tendemos a centrar el foco en el adolescente, Continuar leyendo «Cuando la convivencia familiar se hace insoportable»

Trastornos del estado de ánimo: cuando todo parece superarnos

Introducción

Los trastornos del estado de ánimo están relacionados con perturbaciones patológicas de la afectividad. Incluyen todos aquellos trastornos cuya característica principal es una alteración del humor o del afecto, tanto si es en el sentido de la depresión como en el sentido de la manía. Esta alteración va acompañada de otros síntomas secundarios en el cambio de humor. Todos provocan una grave alteración del funcionamiento social y laboral de la persona que los presenta. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión afecta en el mundo a unos 121 millones de personas. De esta cifra menos del 25% tienen acceso a tratamientos efectivos y advierte que una de cada cinco personas llegará a desarrollar un cuadro depresivo en su vida, aumentando este número si concurren otros factores como enfermedades médicas o situaciones de estrés. Además, es previsible que en los próximos años, la depresión pase a convertirse en la segunda causa más común de discapacidad, después de las enfermedades cardiovasculares. La edad característica de aparición es a los 35 años, si bien el rango de edad en la aparición se sitúa entre los 18 Continuar leyendo «Trastornos del estado de ánimo: cuando todo parece superarnos»

Tengo miedo a contraer una enfermedad, ¿es normal?

Con frecuencia se da este motivo de consulta; “creo que puedo tener cáncer como le pasó a mi madre”. También se asocian síntomas reales como un dolor en el pecho o en la cabeza que se asocia a un infarto agudo de miocardio o a un ictus respectivamente.

¿Hasta qué punto esto puede ser normal?

Trataremos de aclarar estas cuestiones. En primer lugar, diremos que en la mayoría de las veces esto es normal, tener miedo o preocupación por padecer una enfermedad es algo normal, el problema viene cuando tales preocupaciones controlan nuestra vida, nos impiden una vida normal, generan malestar Continuar leyendo «Tengo miedo a contraer una enfermedad, ¿es normal?»

A %d blogueros les gusta esto: