Dependencia emocional: eso no es amor

Dependencia emocional ¿En qué consiste?

La dependencia emocional se suele manifestar como una adicción hacia la pareja. Es una necesidad autoimpuesta que anula la propia libertad como persona persiguiendo una especie de arco iris donde hallar el caldero de oro de una relación idealizada y siempre asimétrica. Y en esa ilusión se van quemando las necesidades emocionales no satisfechas que alimentan dicha dependencia hacia la pareja, hasta el extremo en que se prioriza la relación de pareja a toda costa por encima del yo y de las necesidades individuales. Es como si la relación fuese una venda en los ojos que tapa la realidad en la misma.

¿Cómo es una persona con dependencia emocional?

Le puede afectar a cualquiera, aunque hay un patrón de vulnerabilidad que se puede dar por criterios de personalidad o por experiencias vitales previas.

Suelen monopolizar la relación más allá de la afectiva, las amistades, el trabajo e incluso las familiares. Es una constante necesidad de atención por parte de su pareja. Cualquier cosa que sienta que lo puede apartar de su pareja lo ve como una amenaza en su relación.

Sufren mucho la idea de un rechazo por su pareja, lo que hace que busquen continuamente expresiones de afecto. Es curioso que en este sentido se llegan a dar un tipo de pensamiento transductivo[1], por ejemplo: “has llegado tarde del trabajo porque ya no me quieres”

[1] la transducción se refiere al razonamiento de casos específicos a casos generales, una forma de inducción que se suele dar en niños en las primeras etapas de su desarrollo cognitivo.

Hay un sentimiento de vacío que solo parece llenarse gracias a la relación con la pareja (Sin ti no soy nada, como diría Amaral).

Se dan muestras de ansiedad, ira y celos que generan un rechazo en la otra persona, lo que incrementa la ansiedad, ira y celos, generando un torbellino en la pareja que acaba desatando la ruptura.

La pérdida del yo, de la identidad y una baja autoestima es otra de las características de quien es candidato/a a ser dependiente emocional. Descuidan sus hobbies, sus amistades e incluso a sus familiares.

Es como si viesen en mundo a través de la pareja, como una especie de caleidoscopio que deforma su mundo, pero al mismo tiempo los hipnotiza.

Continuar leyendo «Dependencia emocional: eso no es amor»

Solo tenías que ser feliz

En una ocasión, atendí a una señora, que había enviudado unos meses atrás, los hijos ya eran mayores y se habían emancipado, en el transcurso de la conversación me dijo, con un cierto tono de nostalgia, que al final aprendió que la vida solo le pedía que fuese feliz, aunque ella siempre pensó que la vida era esforzarse en alcanzar las metas, trabajar, hacer feliz a los demás, cuidar a los hijos, de la casa, etc.

Atender a lo que importa

Todo eso está bien, lo que no está bien es perder la perspectiva de la prioridad. Solo cuidando de ti puedes cuidar de los demás.

Porque, como dice el título de este libro, solo tenías que ser feliz, de hecho, la vida no te pide nada, son tus creencias, las autodenegaciones y las imposiciones sociales que haces tuyas. solo tienes que ser feliz, pasártelo bien, da igual cuando lo asumas, lo importante es que lo hagas; nunca es tarde.

Imagína que tienes un buen trabajo, con un sueldo, que te permite ir pagando tu hipoteca y las mensualidades del coche, el colegio o la universidad de tus hijos e incluso te queda dinero para irte de vacaciones todos los veranos a tu apartamento de la playa. Ese sería el sueño de muchos de quienes estén leyendo este libro ahora mismo. Pensarás, ¡pues claro! ¿Qué si no?

Entonces imagina ahora que la empresa te despide, que el banco donde tienes la hipoteca deja de mirarte como el cliente que fuiste y ahora te cierra las puertas, te amenaza con llevarte a juicio, embargarte la casa, no, no te desanimes, no tiene por qué pasarte, pero te has dado cuenta de que al menos el banco ha enseñado sus cartas; punto para ti.

Los amigos.

Después están los amigos ¡Ay! Los amigos esos son otro capítulo aparte. También hay que contar con tus compañeros del trabajo, la familia, tu pareja y finalmente, quedas tú, solo tú.

No te culpes, suelta lastre, sé feliz

La culpa, la vergüenza, el “qué dirán” y otras muchas cosas que actúan como barreras en nuestra vida que nos dificultan ese camino hacia la felicidad. Confieso que no me gusta la idea de hablar sobre felicidad porque parecería un tanto pretencioso. No es lo mismo ser feliz que estar feliz. Continuar leyendo «Solo tenías que ser feliz»

Cómo mandar a alguien a la mierda. Y que llegue bien.

Cómo mandar a la mierda a alguien: y que llegue bien

Más vale una vez colorado que ciento amarillo. Nos pasamos gran parte de nuestra vida pensando en cómo hacer para que los demás no se sientan mal, no se incomoden. En este libro propongo un cambio en la forma en que nos relacionamos con determinada gente tóxica.

Una forma más sana, más auténtica donde no caben impostores. Las emociones que nos guardamos, acaban por salir tarde o temprano y casi siempre lo hacen en forma de trastornos.

Veremos las distintas formas inteligentes y elegantes de mandar a la mierda a quien nos importuna, la forma de detectarlos como medida preventiva y liberarnos de nuestras distorsiones sin perder nuestra esencia. Tan válido es utilizar el sentido del humor como la ironía, lo importante es el efecto liberador que se obtiene, del mismo modo que cuando abrimos las ventanas de nuestra casa para que se saneen las habitaciones.

Si sabes que una comida te va a sentar mal, simplemente no la comes. Y no le das explicaciones a nadie ni te sientes culpable o mala persona por haber hecho tal cosa. Entonces, ¿por qué cuando alguien te está dando la tabarra lo tienes que soportar estoicamente? Y puede que te esté dando la tabarra o simplemente te esté haciendo perder el tiempo o te esté utilizando para su único y propio interés sin aportar nada a tu vida ¿También te lo tienes que tragar? Continuar leyendo «Cómo mandar a alguien a la mierda. Y que llegue bien.»

Hablemos de emociones y sentimientos

A veces hay cosas en la vida que nos emocionan, otras veces algo nos parece emocionante.

Entonces, ¿qué son las emociones?

Pues son respuestas psicofisiológicas ante los distintos estímulos, como los que decía al comienzo; ya sean situaciones, cosas, personas o incluso recuerdos o anticipaciones, es decir, cosas que pasaron o cosas que esperamos que ocurran. Así, las emociones desencadenan una conducta y a su vez, esta conducta alimenta las emociones (Teoría de Cannon-Bard). Por ejemplo, cuando tenemos miedo, tendemos a salir corriendo o quedarnos paralizados, de modo que esta conducta de huida o evitación consolida la emoción de miedo. Continuar leyendo «Hablemos de emociones y sentimientos»

Escalones generacionales y sus características: aclarando conceptos

Muchas veces hemos escuchado decir aquello de estos jóvenes son “nativos” tecnológicos, o esto lo hacen mejor los “millenials” …  Pareciera que estamos hablando de tribus o de etnias más que de diferentes generaciones que ahora conviven en un mismo espacio laboral.

 

Comenzaremos con los más veteranos, se trata de los Baby Boomers, la generación del Baby boom, que en realidad fue un aumento de la tasa de la natalidad tras la segunda guerra mundial, y en el caso español, tras la depresión de la guerra civil, lo que se conocía por muchos mayores como el año del hambre, las cartillas de racionamiento y el estraperlo. Pues bien, aquellos nacidos entre 1945 y 1964 son los considerados niños y niñas del Baby Boom.

Personas que se incorporan al mundo laboral en un escenario industrial y de servicios en menor medida, con mayor prevalencia del hombre frente al de la mujer, siendo esta relegada a puestos de trabajo administrativos en ese mundo masculinizado. Fueron testigos en su juventud del movimiento Hippie, del mayo del 68 en París y de la Guerra de Vietnam. Alcanzaban la independencia familiar en la segunda década de sus vidas y su pasaporte para salir de la casa de los padres era casi siempre encontrar un trabajo y el matrimonio al estilo tradicional. Su música se escuchaba en vinilos y en casetes de hierro y cromo.

Desde mediados de los años 60 y hasta comienzos de los 80, nacieron los llamados Generación X. Fueron aquellos jóvenes, Continuar leyendo «Escalones generacionales y sus características: aclarando conceptos»

Reconstrucción personal. Nos reinventamos

Reconstrucción personal en una nueva normalidad.

Antes que la reconstrucción social, antes del nuevo escenario social que encontraremos tras la pandemia, nos toca dieseñar un plan de reconstrucción personal. Lo estableceré en cinco puntos: Continuar leyendo «Reconstrucción personal. Nos reinventamos»

Cuando la convivencia familiar se hace insoportable

Cuando la convivencia familiar se hace insoportable

 

Escuchaba no hace mucho en un programa de radio a un conocido juez de menores que decía que cuando un adolescente convierte la casa en un infierno, debe denunciarse al juzgado o la guardia civil y que las autoridades actúen. Se trataba de jóvenes que tienen una conducta de oposición, desafío continuo a las figuras de autoridad, no cumplen las tareas y van deteriorando poco a poco la convivencia familiar.

Y visto así, podemos afirmar “en caliente” que la casa es un infierno, valga la redundancia.

En realidad, muchas veces, por no decir, la mayoría de las veces, llegar al extremo de denunciar al juzgado o la guardia civil, como decía su señoría, no hará más que acabar de romper la convivencia, y puede ser que ese no sea nuestro objetivo sino todo lo contrario, la mayoría de los padres persiguen recuperar precisamente la convivencia y cierta armonía en casa.

Cuando se produce un conflicto de tales características tendemos a centrar el foco en el adolescente, Continuar leyendo «Cuando la convivencia familiar se hace insoportable»

Algunas notas sobre la educación emocional en el entorno familiar

Cuando mi hijo tiene una pataleta, da un grito o una mala contestación, ¿realmente sé lo que está sintiendo?

Introducción.

 

El ser humano se mueve en un entorno donde es inevitablemente un ser social, y esto cobra mayor importancia en el núcleo primario de esa sociedad en la que se desarrolla, que es la familia, donde existen lazos emocionales fuertes entre padres, madres e hijos. De ahí la importancia de una educación emocional que permita, más allá de la convivencia, una interrelación sana entre los miembros de ella. Continuar leyendo «Algunas notas sobre la educación emocional en el entorno familiar»

Y después de la pandemia ¿Qué?

La nueva normalidad nos evocaba hace un año, cuando comenzamos a hablar de ello, una especie de tierra prometida, de una sociedad que ha sufrido una guerra con un único enemigo a derrotar, y lo estamos consiguiendo gracias a las vacunas, a las medidas de prevención y a nuestra determinación por conocer más y mejor cómo combatirlo en las diferentes fases. Ahora llega la pospandemia, donde tras el dolor insuperable de las pérdidas, los daños, nos toca salir adelante y centrarnos en el presente, en este nuevo escenario social donde no, no nos hicimos mejores, no nos hicimos más fuertes, al contrario, en muchas ocasiones nos hemos vuelto más vulnerables, ha aumentado el número de personas con trastornos de ansiedad, depresión, estrés postraumático… Continuar leyendo «Y después de la pandemia ¿Qué?»

El miedo en nuestra conducta. A propósito de la vacuna AstraZeneca

Recientemente la Agencia Europea del Medicamento se ha pronunciado al respecto de “posibles vínculos” entre la vacuna de AstraZeneca y trombosis observadas durante los días posteriores a la vacunación. Este titular podría ser suficiente para que nadie en sus cabales quiera que le administren dicha vacuna, corriendo así el riesgo de infección por Covid-19.

¿Qué hay de verdad en todo esto?

Podemos decir que todo es verdad y todo es mentira, depende de la forma de contarlo. Es verdad que hay posibles vínculos entre la vacuna y la aparición de enfermedad trombótica, eso sí, 84 casos de trombos notificados de 16 países de la unión europea con 33 millones de personas vacunadas, afectando, sobre todo, a mujeres menores de 60 años. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) dicen que los beneficios de la vacuna superan cualquier riesgo. Dicho así parece que la probabilidad de contagiarse de Covid-19 frente a la trombosis tras la vacunación sea ligeramente mayor o haya un cierto margen de confianza al respecto. Continuar leyendo «El miedo en nuestra conducta. A propósito de la vacuna AstraZeneca»

A %d blogueros les gusta esto: