El estilo Parental en la educación de los hijos

Comenzaremos por situar el concepto confianza como una anticipación positiva sobre la conducta de la otra persona. Es decir, confiamos en que la otra persona tendrá una respuesta positiva respecto a nosotros, por tanto la confianza en esta dimensión se establece en una relación, la relación de confianza. La confianza también se utiliza para expresar familiaridad (hay confianza). Aunque en este ensayo nos vamos a centrar en la relación de confianza y más concretamente en la relación que se establece entre padres e hijos.

 

¿Qué podemos hacer para forjar una auténtica relación de confianza?

 

Nuestro objetivo debe ir más allá que eso, por tanto alzaremos un poco más nuestro punto de mira y comenzaremos por abordar algunas dimensiones que darán como fruto esta confianza y que debe ser de ida y vuelta, lo que no significa que deba ser necesariamente simétrica, siempre habrá asimetrías. Para ello trataremos de analizar nuestro estilo educativo respecto a los hijos, o si queremos llamarlo estilo de comunicación o de control parental, yo prefiero el estilo educativo porque al fin y al cabo estamos educando junto a las materias del currículo. Así, el estilo educativo es la forma en que nosotros nos relacionamos con nuestros hijos y de ello va a depender su conducta respecto a nosotros y a su entorno social en general. Y ese estilo educativo se va a asentar sobre tres pilares: la relación cercana, afectuosa o distante; la comunicación de aceptación, negociación o imposición; y la disciplina, permisiva, flexible o restrictiva. La forma en que desarrollamos todo esto se puede finalmente clasificar en tres estilos parentales clásicos: El autoritario, el democrático y el permisivo, al que se añadiría un cuarto, el negligente. 

 

¿Qué características tendrían tales estilos? Continue reading «El estilo Parental en la educación de los hijos»